ILDEFONSO, UN MARTIR NEGRO DE LA INDEPENDENCIA

Publicado: julio 22, 2012 en Noticias

Wilfredo Gameros Castillo

DESPUES DEL DESEMBARCO de la Expedición Libertadora del General José de San Martín en Paracas, se enrolaron en el Ejército Patriota una multitud de negros esclavos de las haciendas vecinas, que generalmente mostraban como pasaporte y comprobante de adhesión a la causa de la Patria alguna de las innumerables proclamas que, con anterioridad, el general José de San Martín había hecho desparramar en el Perú. La historia ha individualizado a uno de estos próceres: el joven negro chinchano de nombre Ildefonso, voluntariamente alistado en las fuerzas patriotas.

John Miller -hermano del general Guillermo Miller y redactor de las Memorias de éste; apuntó los rasgos biográficos salientes del héroe: “Nació, dice, esclavo en Chincha, cerca de Pisco. Tomó servicio en el Ejército Patriota, cuando el teniente coronel Miller desembarcó el año anterior, y poco después entró de asistente suyo. Estuvo en cuantas acciones ocurrieron en los Puertos Intermedios en el año 1821; y poseía todas las cualidades que constituyen un buen soldado, pues era bizarro, obediente y limpio”. 1

El heroico sacrificio de Ildefonso ocurrió el 2 de agosto de 1821; cuando el coronel Guillermo Miller con 973 patriotas desembarcó en Pisco, para avanzar hacia Ica con la intención de forzar al combate a las fuerzas realistas del sanguinario y escurridizo español, coronel Juan de Santalla. En la noche anterior al desembarco, Ildefonso fue el primero en ser enviado a tierra, y bajo disfraz, en misión de espionaje, enviado a la próxima villa con encargo de inquirir el número y la situación de las fuerzas virreinales. Descubierto al aclarar el día, fue perseguido por un destacamento de la caballería realista, por lo que, “arrojóse al mar para evitar caer en manos de sus perseguidores.Éstos le intimidaron  que se rindiera, y recibieron por contestación que: moriría mil veces por la causa de la Patria, más bien que obedecer otra vez a un español. Los realistas le hicieron fuego: murió el negro, y su cadáver flotó sobre las olas, que arrojáronle a las arenas de la playa al día siguiente. Fue entonces enterrado en medio del más profundo sentimiento de sus compañeros. Pocos días después, algunos de los soldados (realistas) fueron hechos prisioneros, y contaron las últimas palabras de Ildefonso”.1

————–

1FUENTE: German Leguía y Martínez,  Historia de la Emancipación del Perú: El Protectorado. TOMO VI. COMISIÓN NACIONAL DEL SESQUICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ.

Mail: wgameros@yahoo.com / Blog: wgameros.blogspot.com

Publicado en Diario Oficial El Peruano – Lunes 17 de Julio de 2006

comentarios
  1. Bianca dice:

    bonitooooooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s